¿Qué es el Dryas?

El llamado Joven Dryas es un acontecimiento climático que tuvo lugar al final de la última glaciación. Esta época glaciar recibe el nombre de Glaciación de Würm (aunque también conocida como Wisconsin en América del Norte, entre otras denominaciones regionales) y tuvo lugar entre 100.000 y 10.000 BP (Before Present). El nombre de Dryas proviene de una flor alpina denominada científicamente como Dryas Octopetala.

Cuando los hielos empezaron a retirarse a latitudes cada vez superiores, hace cerca de 11.000 años tuvo lugar un período relativamente corto de tiempo en el que, justo cuando el planeta se dirigía hacia una época climática más cálida tras el período glaciar que había superado, la temperatura de la Tierra, sobretodo en el hemisferio norte, volvió a recaer.

“Este acontecimiento fue sorprendente, porque el sistema (Tierra) estaba ya sumido en la etapa cálida que define el último interglaciar y las temperaturas debían de ser entonces bastante similares a las que tenemos hoy. De repente, en tan solo 100 años, Europa septentrional y el noroeste de América retornaron a las condiciones glaciales […] y los testigos de hielo de Groenlandia demuestran como la temperatura bajó hasta sus valores de la etapa glacial. Esas condiciones frías se prolongaron durante mil años, pasados los cuales el Joven Dryas se terminó abruptamente: en menos de 20 años según los trabajos del eminente paleoclimatólogo W.Daansgard, de la Universidad de Copenhague.”

Fuente: Cambios climáticos: Una aproximación al Sistema Tierra. Martín-Chivelet, Javier. Ed.Libertarias

Este abrupto y repentino enfriamiento del hemisferio norte fue causado por un cambio en las corrientes marinas del Atlántico Norte. La fusión acelerada de enormes masas de hielo al salir del periodo glacial en el Canadá formó grandes cantidades de agua dulce que se acumulaban en lagos temporales. Uno de ellos, el llamado Lago Agassiz se situaba allí donde la capa de hielo retrocedía, recibiendo inmensas cantidades de agua proveniente del deshielo.

Pero su capacidad no era suficiente y evidentemente existía un drenaje hacia la cuenca del Mississippi americano y hacia el río San Lorenzo. A medida que el hielo se retiraba y quedaba libre la desembocadura del río San Lorenzo, las aguas del Lago Agassiz y del resto de grandes lagos situados entre el actual Canadá y los EE.UU. drenaron enormes cantidades de agua dulce hacia el Océano Atlántico de manera repentina. De este modo la salinidad del Atlántico Norte disminuyó y la Corriente Termohalina y la Corriente Cálida del Golfo se vieron interrumpidas. Europa y en menor medida Norteamérica volvieron a las condiciones glaciales anteriores. Los hielos volvieron a avanzar en los dos continentes, a pesar de que no con la misma contundencia.

origen Younger Dryas

Este mapa muestra la situación de la capa de hielo en Norteamérica hace 11.000 años en el momento que tendría lugar el Dryas reciente. Se observa la situación de los lagos y los ríos por donde había el drenaje de agua dulce. Estos lagos almacenaban inmensas cantidades de agua que más tarde abocarían al Océano Atlántico. Actualmente se sitúan en aquella zona los llamados Grandes Lagos, en la frontera entre Canadá y los Estados Unidos.

Después de este episodio se restableció paulatinamente la Corriente Termohalina, recuperándose las temperaturas en Europa y el Océano Atlántico Norte y la capa de hielo se destruyó de forma acelerada como anteriormente hemos comentado. De este modo finalizó el periodo glacial de Würm, dando paso al Holoceno y al actual periodo postglacial en el que vivimos, permitiendo la etapa de mayor expansión y desarrollo de las civilizaciones humanas.

Este hecho constatado es prueba de que probablemente podría haber ocurrido con anterioridad una situación, al menos, de características similares. Esto nos hace pensar en que quizás el desencadenante de las glaciaciones es precisamente la interrupción de las corrientes oceánicas, las cuales cómo hemos visto tienen la capacidad de intervenir en el clima de forma incisiva.

La comunidad científica aún desconoce mucho en relación a las corrientes marinas, y sobre todo en cuanto a la Corriente Termohalina en profundidad. No obstante, se cree firmemente en su relación con la regulación térmica general del sistema Tierra tanto en los océanos como en los propios continentes por la transferencia de calor. Se teoriza incluso desde hace varios años sobre un posible enfriamiento del hemisferio norte, un “nuevo micro Dryas”,  que podría ser causado por la interrupción de la corriente termohalina en cuestión y de la corriente cálida del golfo que baña las costas atlánticas europeas por efecto del deshielo de los casquetes glaciares en los polos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s