Transformación urbana: gentrificación productiva en un barrio de Barcelona


22@

La ciudad de Barcelona ha sufrido cambios urbanísticos importantes a lo largo de su historia promovidos por el crecimiento de la propia ciudad y el aumento de la población, motivado en muchas ocasiones por la acogida de inmigración. Actualmente la ciudad cuenta con 1.620.943 personas, según el censo del pasado año 2012. No obstante, el área metropolitana es extensa y alberga a una población de cerca de 3.200.000 personas.

Un poco de historia…

El llano de Barcelona en sus inicios albergó un asentamiento íbero layetano. Con la llegada del Imperio Romano en el año 218 aC, éste conquistó el territorio y fundó la ciudad hacia el año 15 aC, rebautizada con el nombre de Barcino, situada a pocos cientos de metros de distancia del mar. Su función era básicamente militar pero con el tiempo y por su situación fue derivando hacia el comercio. Por ello, fue fortificada y amurallada en el Siglo II d.C.

La-ciudad-de-Barcelona-amurallada-y-la-Ciudadela-1806

Plano de la ciudad medieval de Barcelona de 1806. Destacan la ciudad amurallada, el trazado irregular y sus calles estrechas. Al este de la ciudad la ciudadela militar. (Fuente: Wikipedia)

El crecimiento de la ciudad durante siglos y el auge del comercio hicieron que la ciudad tuviera que desmantelar las murallas para así expandirse y pasar a ocupar una extensión de terreno mayor hasta llegar a absorber poblaciones vecinas. La ciudad intramuros necesitaba un nuevo plan urbanístico expansivo, en cierta manera también para mejorar la salubridad y reducir la densidad de población que tenía en los siglos XVIII y XIX. El gran plan de ensanchamiento denominado “Eixample” fue llevado a cabo por Ildefonso Cerdà a partir de 1858, creando un plano hipodámico, es decir, en cuadrícula, que pudiera garantizar una buena fluidez, una gran ocupación del territorio y que uniera los diversos municipios con la capital.

CerdaPlan_aprile1859

Plano de 1859 del Plan de Ensache de Barcelona ideado por Ildefonso Cerdà. Destacada en oscuro la ciudad medieval original que conserva. (Fuente: urba.unifi.it)

El ensanche fue el causante de que Barcelona pudiera continuar creciendo y albergar a más población mientras la salubridad se mejoraba, se hacían mejoras en el saneamiento público, más parques, calles y avenidas aptas para el tránsito, y la densidad de población se veía reducida. No obstante, el crecimiento posterior fue tal que el llano de Barcelona se ocupó totalmente y apenas quedaban terrenos para el conreo. Con la llegada de la industria a Cataluña y a su capital, ésta fue un foco de atracción de masa obrera desde el campo, con lo que también proliferaron barrios periféricos incrementando aún más la población de la ciudad.

La ciudad ya no puede crecer a lo ancho, y mientras tanto, las ciudades vecinas (Hospitalet de Llobregat, Cornellà, Badalona, Santa Coloma de Gramenet, Esplugues de Llobregat…) también se expanden e incluso algunas actúan como ciudades dormitorio. Llegado un punto se fusionan unas con otras dando lugar a lo que en urbanismo se conoce como conurbación.

El ensanche probablemente haya sido la obra urbanística más importante llevada a cabo en la ciudad, por la inmensidad del proyecto y por la modernización de la ciudad. No obstante, con la llegada de los Juegos Olímpicos de 1992 a Barcelona, la ciudad también sufrió un cambio notable, sobretodo en su fachada marítima.

La mayoría de la industria barcelonesa se situaba en el denominado barrio del Poblenou, frente al mar. Hasta hace relativamente pocos años Barcelona no tenía playas y gran parte de la fachada marítima estaba ocupada por fábricas antiguas, grandes almacenes industriales…en general una zona poco atractiva. Con los Juegos Olímpicos se promovieron obras de reconstrucción del ya nombrado barrio del Poblenou, sobre todo para la construcción de residencias, viviendas, equipamientos, etc.

Es en este barrio donde nos queremos centrar. Aunque tuvo lugar una gran renovación del barrio, muchas fábricas continuaban coexistiendo con las nuevas obras construidas a raíz del año 92. El ayuntamiento de Barcelona impulsa a partir del año 2000 un proyecto urbanístico que se basa en la substitución del suelo ocupado por industrias anticuadas y prácticamente obsoletas o con usos poco productivos por un parque tecnológico relacionado con el ámbito del conocimiento, así como promover la creación de espacios verdes y destinar parte de la superficie a la construcción de viviendas públicas.

2195137886_bde3463c65

Imagen aérea de la actual ciudad de Barcelona. La franja marítima que observamos corresponde al Poblenou y en primera instancia destaca el nuevo Puerto del Fórum, junto con la Avenida Diagonal. (Fuente: 22barcelona.com)

Este proyecto contempla la construcción de centros de investigación, de formación y de transferencia de tecnología, además de 4.000 nuevas viviendas de protección oficial, equipamientos (145.000 m²) y zonas verdes (114.000 m²). Este parque tecnológico de la investigación denominado 22@ da un vuelco tremendo al barrio y supone la instalación de nuevas empresas relacionadas con el área del conocimiento, la investigación y las nuevas tecnologías.

Éste no es un proceso de cambios en los usos del suelo explícitamente, sino que podría ser definido como un fenómeno denominado gentrificación, y más concretamente como gentrificación productiva.

¿Qué es la gentrificación?

La gentrificación es un proceso de transformación física, económica, social y cultural de un barrio o área urbana antiguamente degradada o de clase baja que acaba siendo de clase media-alta. Los edificios son restaurados o modificados, incrementando su valor, lo que a la larga acaba expulsando sus antiguos habitantes, más pobres. Es un fenómeno que se está dando en el centro de muchas ciudades de Occidente, especialmente en Europa.

El término (del inglés gentrification) fue inventado por la socióloga Ruth Glass en 1964, describiendo lo que pasaba en el distrito londinense de Islington:

“Uno por uno, muchos de los barrios obreros de Londres han sido invadidos por clases medias. Casas modestas -con dos  habitaciones arriba y dos abajo- han sido compradas, una vez que sus arrendamientos se han acabado, convirtiéndose en residencias elegantes (…). Una vez este proceso de ‘gentrificación’ comienza en un barrio, progresa rápidamente hasta que todos sus antiguos habitantes de clase obrera han sido expulsado y todo el carácter social del barrio volteado.”

¿Y la gentrificación productiva?

La gentrificación productiva es un concepto de geografía urbana y económica que permite explicar el proceso de expulsión de actividades productivas. Estas actividades son viables desde el punto de vista de la competitividad de la empresa y normalmente se encuentran ubicadas en espacios centrales de la ciudad.

En un contexto de transformación de la economía global, basado en la “metamorfosis” hacia los servicios, se destaca principalmente la desindustrialización como requisito básico en el proceso de la gentrificación productiva. En los inicios de la transición productiva el fenómeno de la desindustrialización desvaloriza aquellos paisajes de la ciudad relacionados con la producción industrial y las clases obreras.

En resumen, mediante la gentrificación productiva se acaban sustituyendo las actividades industriales con productividad baja albergadas en la propia ciudad por actividades con mucho más valor añadido casi siempre relacionadas con el sector terciario, e incluso el denominado “sector cuaternario”, es decir, la parte de la economía que se basa en las áreas del conocimiento e incluye servicios como la generación e intercambio de información, la tecnología, consultoría, educación, investigación y desarrollo, planificación financiera y otros servicios o actividades.

8576734697_a4136edb83_z

Imagen del Poblenou, observamos la combinación de la arquitectura moderna de nueva construcción junto con la chimenea y el edificio de una antigua fábrica ahora restaurada. (Fuente: e-architect.co.uk)

Aun y así no todo es tan bueno como se pinta. Al igual que hay muchos argumentos a favor (mejora de las instalaciones y equipamientos, modernización, atracción del turismo y de las empresas, de capital, de innovación… y para incrementar las arcas del ayuntamiento local) también hay muchos argumentos en contra.

Uno de ellos relacionado con la población local de la zona es básicamente el desplazamiento que comporta, además del cambio de los valores en la cultura y la tradición del barrio. En el caso del Poblenou se pasa de un modelo de barrio tradicional y vecinal a una zona destinada a la investigación con altos edificios de oficinas.

Se plantea entonces un gran dilema: ¿tradición y cultura de barrio, renovar las antiguas industrias o sustituirlas por unas más eficientes… o por el contrario dar un giro radical al barrio y apostar por la innovación y la investigación? Antes de ser un barrio a rebosar de industrias, incluso denominado el “Manchester Catalán”, efectivamente se trataba de una gran campa fuera de las murallas de la ciudad. El capitalismo, la modernización y el crecimiento económico son imparables. Hoy en día parece claro que el desarrollo, la innovación y el conocimiento se abren paso en las grandes ciudades y es, en cierto modo, otra forma de revitalizar y renovar zonas decadentes de las ciudades del siglo XXI.

Anuncios

Un pensamiento en “Transformación urbana: gentrificación productiva en un barrio de Barcelona”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s