Las nubes: una explicación general

Imagen portada

Las nubes son un fenómeno que prácticamente podemos observar a diario y que, entre otros hechos, nos pueden proporcionar una idea general de la situación meteorológica del momento en el territorio donde nos encontramos y en sus cercanías.

Una nube es una porción de aire visible por contener numerosas y minúsculas gotas de agua líquida o congelada o una mezcla de estas dos partículas acuosas. Las nubes se tratan de vapor de agua condensado formando gotas líquidas y que al entrar en las zonas frías de la troposfera se convierten en gotas heladas. En el caso de producirse sublimación, es decir, si el vapor de agua pasa directamente a un estado sólido sin antes haber sido líquido, se forman los cristales de hielo.

*La troposfera es una de las capas en las que puede dividirse la atmósfera si tenemos en cuenta el comportamiento térmico con la altitud, en ésta las temperaturas disminuyen a mayor altura. En la troposfera es donde tienen lugar la mayoría de los fenómenos atmosféricos (precipitaciones, viento…).

Formación de las nubes

La formación de las nubes y por tanto de la nubosidad podemos asociarla con cuatro procesos básicos.

El primero de ellos sería la convección, es decir, la transferencia de calor existente entre la superficie y el aire. Ello implica un ascenso de aire caliente proveniente del substrato continental y un descenso del aire frío (y más denso) que se encuentra en altura. El resultado suele ser la producción de una célula convectiva o térmica que genera nubosidad cumuliforme.

Imatge bona convection

Representación gráfica del proceso de convección.  (Elaboración propia

El segundo proceso los asociaríamos a causas orográficas, cuando el desplazamiento de un flujo de viento se ve obligado a sobrepasar una barrera natural (sierra, montaña…). En este sentido, al descender la temperatura con la altitud se produce la condensación del vapor de agua que alberga el viento, produciéndose la formación de nubes.

Imagen 2

Representación de la nubosidad asociada con la orografía. (Fuente: geospatial.gsu.edu)

El tercer proceso de formación es el ciclónico. En áreas donde existe una convergencia de aire en superficie se produce un ascenso de este aire, de manera que si el vapor de agua que encontramos en él llega al nivel de condensación, se forma la nubosidad.

Imagen 3

Representación gráfica del proceso ciclónico de formación de nubes. Imagen parcialmente modificada. (Fuente: Wikipedia)

El último y cuarto proceso es el denominado frontal. Éste está asociado a los ascensos de las masas de aire que tienen lugar en superficies con características higrotérmicas contrastadas, es decir, cuando entran en contacto dos masas de aire de diferente humedad y temperatura se produce un ascenso de la masa menos densa, que al llegar al nivel de condensación producirá nubosidad. Existen dos procesos frontales como veremos a continuación. Más tarde también veremos que dependiendo del proceso frontal se forma un tipo de nubosidad u otra.

Imagen 4

El primer proceso es la representación de la llegada de una masa de aire frío en una zona con masas de aire cálidas. El segundo proceso es el contrario, la masa de aire caliente se adentra en una zona en la que se encontraba una masa de aire frío. (Fuente: pasionporvolar.com)

Tipos de nubes

Existen diferentes géneros de nubes, y en éste sentido también existe una clasificación realizada por la OMM (Organización Meteorológica Mundial) acerca de éstas, en los que se contabilizan diez géneros distintos. En ella se han tenido en cuenta aspectos cómo la constitución física, la altitud dónde las encontramos, su dimensión vertical y extensión horizontal, y también otras características como los meteoros más frecuentes que puede desarrollar. Cada género también cuenta con su propia abreviatura o denominación científica.

En la siguiente tabla encontramos información acerca estos diez géneros:

Imagen 5

Esta tabla es una copia de la clasificación que realizó el catedrático de Geografía Física de la Universidad de Barcelona Javier Martín Vide en su libro Fundamentos de Climatología Analítica (1991). 

La altitud hace referencia a la localización aproximada de las nubes generalmente. La referencia es la troposfera que aunque presenta variaciones de altitud según la latitud, se considera de unos 12 km aproximadamente. Una altitud alta seria de 7 a 9 km, una media de 3 a 5 km y una baja por debajo de los 2 km.

Respecto a la dimensión vertical y extensión horizontal, en las nubes estratiformes la dimensión vertical es muy reducida respecto a la horizontal, y en las nubes cumuliformes la dimensión vertical es semejante a la extensión horizontal.

Imagen 6Imagen representativa de los diez géneros de nube citados. (Fuente: geogrify.net)

Por último cabe decir que además de estos diez géneros presentados existen especies y variedades. Por ejemplo, dentro del cumulus encontramos el cumulus humilis, el cumulus mediocris y el cumulus congestus, según su desarrollo vertical. En lo que respecta a las variedades, una de las más populares seria el altocumulus ondulatus.

Frentes cálidos y frentes fríos

La llegada de un frente cálido o de un frente frío puede asociarse con el tipo de nubosidad existente.

Los frentes cálidos pueden asociarse con la nubosidad estratiforme (Ns, As, Cs, Ci). Éstos se desplazan a una velocidad lenta y tienen una banda de mal tiempo que oscila entre los 300 y los 1000 km. En muchas ocasiones van acompañados de lluvia, niebla y mala visibilidad. Con el paso del frente las temperaturas aumentan porque encontramos tras ella la masa de aire cálida.

Los frentes fríos se relacionan con nubosidad cumuliforme, por los ascensos de aire caliente muy rápidos. Éstos se desplazan a alta velocidad y la banda de mal tiempo suele ser inferior a 150 km. Los meteoros asociados son chubascos y vientos fuertes. Una vez el frente ha pasado la temperatura disminuye muy rápidamente y la visibilidad es buena, debido a que la masa de aire frío lleva consigo vientos.

Imagen 7

Imagen que nos muestra la nubosidad asociada a la entrada de un frente frío y de un frente cálido, respectivamente. (Fuente: geographyfieldwork.com)

Como podemos ver en la imagen anterior los cirrus suelen predecir la llegada de un frente cálido, mientras que las nubes de alto desarrollo vertical (cumulus) anuncian la entrada de un frente frío.  

(Fuente de la fotografía de portada: Wikipedia)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s